Tuesday, January 22, 2019

ICSPWI - International week- Milan Italy


ICSPWI - for international week - Info - PLGA Commander In Chhattisgarh May Become First Tribal To Chair Central Military Commission Of CPI Maoist




Maoist leader and commander of ‘Battalion-1’ in Bastar, Madvi Hidma has emerged as the front runner to head the military operations of the banned outfit CPI (Maoist) in the country.
If Hidma who’s an enigma for the security forces and locals in the Dandakaranya region of Bastar in Chhattisgarh, finally succeeds in becoming the chief of Central Military Commission (CMC) of CPI (Maoist), he would be the first local tribal in the Indian Maoist history to bag this top leadership role. Till now, all the top positions in the ultra Left party have been dominated by Naxal leaders from undivided Andhra Pradesh and now Telangana.

ICSPWI - International week - Austria


Infoveranstaltnug: Politische Verfolgung und Terror durch die „Operation Green Hunt“ in Indien
 (Sonntag, 27. Jänner 17:30 | Amerlinghaus |Galerie), Stiftgasse 8, 1070 Wien

ICSPWI - for international week - info -BANNEDTHOUGHT.NET The Blocking of this Site by the Indian Government


November 12, 2018


      At 7 minutes to midnight (New Delhi time) on November 11, 2018, the Indian government sent us at BannedThought.net an email informing us that in less than two days time it would hold a hearing in New Delhi to decide upon blocking public access by people in India to this website, or at least to the parts of it which contain materials from India and which express the views of large numbers of people in India which the government disapproves of. While we were invited to send a representative to argue our case at that hearing, this is not only impractical for time and financial reasons, it would also obviously be a total waste of time. (Or possibly even lead to our representative being arrested and imprisoned as has recently been happening even to people’s lawyers in India!) The committee meeting on Nov. 14 will almost certainly be a mere bureaucratic formality in any case. And there is nothing that we could say there that we don’t already say on our website—namely that we fervently support the right of free speech and the right to publish and distribute progressive or revolutionary materials not only in India, but everywhere in the world. This extremely basic democratic right is opposed by the current ruling class in India. So there is no point for us to say anything further at this meeting or elsewhere to this despicable anti-democratic ruling class bent on the suppression of all ideas that they disagree with.



[The email sent to us by the Indian government on Nov. 11, 2018.]




[The attached list of specific pages to be blocked on BannedThought.net]
      The letter and attachment above, from the Cyber Laws & e-Security Group of the Ministry of Electronics & Information Technology of the Government of India show their intention to censor and block access by people in India to the portions of BannedThought.net which provide documents and information about India. Note that the reason they give for this censorship is that these pages contain “Naxal and Anti-National Propaganda”. Of course all reactionaries consider that views opposed to their own are only “propaganda” and insist that the people should only be allowed to see the government’s viewpoint.
      BannedThought.net exists to struggle against the fascist-like suppression of progressive ideas and thought by reactionary governments and their agents anywhere in the world. We attempt to publicize such suppression and—when possible—to post documents and publications that have been suppressed elsewhere. Though not based in India, nor operated by Indian citizens, nor with any connection to organizations in India, we got started in late 2007 in reaction to the banning and suppression of the Indian revolutionary magazine People’s March, and the arrest of its editor, by the authorities there. Over the years since that time we have posted a great deal of material from India and other countries which is banned (or otherwise virtually inaccessible) there. There has been so much posted from India because the government there bans and suppresses so very much.
      Although the present rulers of India do not seem to understand this basic fact, their ever-expanding censorship of ideas and banning of websites, publications and organizations they disapprove of is a tremendous self-exposure of their real nature. Wouldn’t you think that the authorites in a country would be embarrassed to ban and block access to a website like ours that only exists to expose the suppression of ideas? They still do claim to be a “democracy”, but that has obviously become a totally hollow lie. India is more and more clearly becoming an openly fascist country.
      If you know of progressive publications or documents which are banned or suppressed in India or anywhere else in the world, please let us know about them so that we may inform others of this and possibly post them on this site. At present, and because of our own language deficiencies, we are mostly posting items in English. Contact us at: freespeech@bannedthought.net



— NOTICE —

      BANNEDTHOUGHT.NET is independent and unaffiliated with any political party. While our sympathies are of course with the struggles of the oppressed and exploited peoples of the world, our goal here is simply to expose attempts to censor or suppress progressive ideas and to make available publications and documents which have been suppressed in one or more countries. 

ICSPWI - for internacional week - read brasilian newapaper A Nova Democracia

  •  Índia: Para manter Saibaba isolado, governo acusa médicos de ‘simpatia com o maoismo’ 

    Saibaba em marcha organizada pelos movimentos democráticos da Índia
    Funcionários do governo acusam os médicos do professor GN Saibaba – importante intelectual e professor universitário preso por motivações...
  • .Índia: GN Saibaba divulga carta em denúncia ao seu estado de saúde

  • Em carta dirigida a sua esposa, G.N Saibaba – um professor universitário e democrata que encontra-se preso em prisão perpétua por denunciar os crimes do governo – denuncia o seu grave estado de saúde agravado na prisão... 
  • ICSPWI for international week - info Wealth Of 9 Richest Indians Equivalent To Bottom 50% Of Country


    Indian billionaires saw their fortunes swell by Rs. 2,200 crore a day last year, with the top 1 per cent of the country’s richest getting richer by 39 per cent as against just 3 per cent increase in wealth for the bottom-half of the population, an Oxfam study said on Monday.
    Globally, billionaires’ fortunes rose by 12 per cent or $ 2.5 billion a day in 2018, whereas the poorest half of the world’s population saw their wealth decline by 11 per cent, the international rights group said in its annual study released before the start of the five-day World Economic Forum (WEF) Annual Meeting in this Swiss ski resort town.
    Oxfam further said that 13.6 crore Indians, who make up the poorest 10 per cent of the country, continued to remain in debt since 2004.
    Asking the political and business leaders who have gathered in Davos for the annual gathering of the rich and powerful of the world to take urgent steps to tackle the growing rich-poor divide, Oxfam said this increasing inequality is undermining the fight against poverty, damaging economies and fuelling public anger across the globe.
    Oxfam International Executive Director Winnie Byanyima, one of the key participants at the WEF summit, said it is “morally outrageous” that a few wealthy individuals are amassing a growing share of India’s wealth, while the poor are struggling to eat their next meal or pay for their child”s medicines.
    “If this obscene inequality between the top 1 percent and the rest of India continues then it will lead to a complete collapse of the social and democratic structure of this country,” she added.
    Noting that wealth is becoming even more concentrated, Oxfam said 26 people now own the same as the 3.8 billion people who make up the poorest half of humanity, down from 44 people last year.
    The world’s richest man Jeff Bezos, founder of Amazon, saw his fortune increase to $ 112 billion and just 1 per cent of his fortune is equivalent to the whole health budget for Ethiopia, a country of 115 million people.
    “India’s top 10 per cent of the population holds 77.4 per cent of the total national wealth. The contrast is even sharper for the top 1 per cent that holds 51.53 per cent of the national wealth.The bottom 60 per cent, the majority of the population, own merely 4.8 per cent of the national wealth. Wealth of top 9 billionaires is equivalent to the wealth of the bottom 50 per cent of the population,” Oxfam said while noting that high level of wealth disparity subverts democracy.
    Between 2018 and 2022, India is estimated to produce 70 new dollar millionaires every day, Oxfam said.
    “It (the survey) reveals how governments are exacerbating inequality by underfunding public services, such as healthcare and education, on the one hand, while under taxing corporations and the wealthy, and failing to clamp down on tax dodging on the other,” Oxfam India CEO Amitabh Behar said.
    The survey also shows that women and girls are hardest hit by rising economic inequality, he added.
    “The size of one’s bank account should not dictate how many years your children spend in school, or how long you live — yet this is the reality in too many countries across the globe. While corporations and the super-rich enjoy low tax bills, millions of girls are denied a decent education and women are dying for lack of maternity care,” Ms Byanyima said.
    According to the Oxfam report, India added 18 new billionaires last year, raising the total number of billionaires to 119, while their wealth crossed the $ 400 billion (Rs. 28 lakh crore) mark for the first time.
    It rose from $ 325.5 billion in 2017 to $ 440.1 billion in 2018, making it the single largest annual increase since the 2008 global financial crisis.
    Oxfam further said getting India’s richest 1 per cent pay just 0.5 per cent extra tax on their wealth could raise enough money enough to increase the government spending on health by 50 per cent.
    It said the combined revenue and capital expenditure of the centre and states for medical, public health, sanitation and water supply is Rs. 2,08,166 crore, which is less than the country’ richest man Mukesh Ambani’s wealth of Rs. 2.8 lakh crore.
    Globally, Oxfam said the tax rates for wealthy individuals and corporations have been cut dramatically.
    While billionaire wealth soars, public services are suffering from chronic underfunding or being outsourced to private companies that exclude the poorest people, Oxfam said.
    The rights group said in many countries including India, a decent education or quality healthcare has become a luxury only the rich can afford.
    “Children from poor families in India are three times more likely to die before their first birthday than children from rich families,” it added.
    Oxfam said its calculations are based on the latest comprehensive data sources available publicly, including from the Credit Suisse Wealth Databook and the annual Forbes Billionaires.

    ICSPWI for international week - info - Women Political Prisoners are Being Tortured in India’s Jails

    Women Political Prisoners are Being Tortured in India’s Jails ‘Society dictates that criminality is masculine in nature’



     NEW DELHI: In the 2500 square foot hall of the Constitution Club in Rafi Marg, a group of 15 women political prisoners, supported by researchers, teachers and lawyers, vociferously spoke against the inhumane conditions suffered by women prisoners in Indian jails.
    The room contained an air of resolution and that is exactly what this public hearing on January 18 was about: being resolute in opposition to the state’s unfair treatment of women prisoners, particularly political prisoners.


    Over the past 15 years prisons in India have seen a 61% rise in women inmates. Yet they constitute only 4.3% of the national prison population, so specific concerns are not often raised about their inhumane treatment.
    Women in the Indian state’s prisons are subject to custodial torture, rape, denial of health services and lack of clean water and food. State prisons often fail to respect the rights of these inmates, according to those who spoke at the hearing.
    Society dictates that criminality is masculine in nature, the speakers said, so the thinking is, any woman who dares to venture into the masculine hub of criminality deserves to be treated brutally.
    The majority of women prisoners in India come from the Adivasi, Dalit and other marginalised communities. Their social and economic backwardness makes them vulnerable as they find themselves unable to defend themselves legally and financially.
    Soni Sori, a rights activist from Chhattisgarh, argues that many political prisoners end up becoming Naxalites due to the inhumane treatment meted to them by officials of the state. Sori herself was infamously tortured in Chhattisgarh prisons on multiple counts.
    “Our bodies are violated by the police and thus we are not accepted by the village. We have no other option but to join the Naxalites,” Sori said. She argued that “the police think of female bodies as something they have full authority over. We are here to change that.”
    Women prisoners would often be given 15-16 medicine tablets everyday, Sori reported, to make them hallucinate. And every time they tried to confront prison authorities they would be slapped and told to shut their mouths.

    “On August 15, we were all happy that we would receive some good food. However the jailer madam came and told us we didn’t deserve any of it, and poured three buckets of cold water on us,” Sori recalled.
    Under the law accusations of crime require investigation and judicial supervision, not just imprisonment. However, only a small fragment of confessions from prisoners from socially or economically disprivileged backgrounds reach the district courts.
    Those that do are heavily manipulated, as advocate Vrinda Grover pointed out at the hearing. “The distortion of facts by the district courts is a huge concern. It clearly shows how weak the rule of law is at the ground or district level. The system is built in such a way that people give up their pursuit of justice.”
    The activists present were critical of the police and the state at large for using criminal law as a tool for wrongfully incarcerating innocent women protesters.
    Many argued that prisons in India had become a political holding place, with women not being granted bail, or even being allowed to attend their own trials at the district courts.
    Inside jail, women guards were extremely brutal towards the prisoners. A prisoner recounted, “We were made to drink toilet water and were constantly humiliated by the guards who would often label us ‘randi’ (prostitute) and call us a disgrace to the name of women everywhere.”
    This deplorable situation is not limited to the prisoners alone, participants remarked. The impact is far reaching, to the extent that their family members come to be involved.
    One political prisoner stated that her daughter was asked to quit school as her mother was an activist. Another’s husband was constantly blackmailed and threatened while she was in jail.
    “Many of these mallicous acts are carried out by the state itself, to halt and dent our hopes. But that will not happen. Our aim is that women who are now going to jail are kept in better conditions than what we had. We will stop at nothing but this,” a participant said.


    Prisons are daunting even for adult men – however, the condition of women prisoners in India requires an urgent change because it is far worse. Despite legal provisions and fundamental rights given to all by our Constitution, these bandinis (prisoners, the bonded) are forced to live in pathetic conditions.
    The historian Uma Chakravarti, another jurist at the hearing said, “People are fighting for their zameen and zameer (land and soul). Jail conditions are miserable. We can’t leave it to civil rights groups – it has to reach the public sphere. It needs to be a much bigger movement.”
    Chakravarti ended her speech by chanting “Nyay Chahiye, Unyay Nahi” (We want justice, not injustice), which summed up the whole event. Women in prisons have rights, and it is the duty of the state to ensure these rights, and provide these prisoners justice
    citizen india

    ICSPWI - International week - Galizia

    GALIZA: Palestra na Coruña do compañeiro Martin Naya co motivo da Semana Internacional de Acion en apoio a Guerra Popular na India do 21 ao 27 de xaneiro.


    Red blog comunistas - Informe sobre la reunión de la India del 8 de diciembre de 2018 en Milán



    RBC publica a continuación, el informe del encuentro internacional en apoyo a la Guerra Popular de la India celebrado en Milán el pasado 8 de Diciembre, que nos ha compartido el “Comitato Internazionale di Sostegno alla Guerra Popolare in India”. Se ha realizado una traducción del inglés al castellano que a su vez venía de una traducción del italiano. 

    Informe ICSPWI Milán 8 de diciembre de 2018 
    El Encuentro Internacionalista del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India se llevó a cabo con éxito en Milán el 8 de diciembre de 2018. 
    Han habido participantes de diversos países europeos: Italia, Francia, Austria, Alemania, Suiza, Galicia, Turquía… Otros han enviado mensajes, especialmente desde Inglaterra, Irlanda, Túnez y Grecia; los maoístas alemanes y CRI Francia enviaron un saludo y desde Afganistán, Nepal y Sri Lanka vinieron manifestaciones de apoyo. A la reunión asistieron representantes italianos de las organizaciones políticas y de masas que forman parte del comité de apoyo en Italia y representantes del movimiento revolucionario en Italia, que se han interesado en la situación de los prisioneros políticos en la India y en la lucha contra el imperialismo, el régimen indio y la operación Cacería Verde. 
    La reunión se inauguró cantando la Internacional y aprovechando la misma se expresó unas palabras por el aniversario de la muerte del camarada Pierre del Partido Comunista Maoísta de Francia, uno de los fundadores del Comité de Apoyo. 
    La reunión se llevó a cabo en tres partes para permitir a todos los camaradas y participantes profundizar los diversos aspectos de la situación actual en la India y analizar todas las posibilidades y campos de acción del apoyo internacional. 
    Después de la introducción, realizada por una conocida camarada italiana que informó sobre la organización de la reunión, un camarada italiano del Comité realizó un primer informe, cuyo texto se publicará en un documento adjunto. El compañero también hizo una recopilación sobre todas las noticias sobre la represión en curso en India y las operaciones más sorprendentes de la misma. Estos textos están disponibles en italiano, español e inglés, algunos de ellos provienen de la India y de varias organizaciones que actualmente luchan contra el régimen fascista hindú y la operación de la cacería verde. 
    Sobre la operación Cacería Verde, el camarada gallego Adolfo Naya Fernández presentó su libro sobre la naturaleza política, e ideológica global del imperialismo y su acción contra las guerras populares y el movimiento revolucionario, en cuyo marco debería insertarse la operación Cacería Verde, una expresión de ello. 
     
    El libro es una herramienta muy útil, apreciada y adoptada por el Comité que apoya la presentación e implementación de las ediciones en los diferentes idiomas que ya se están realizando, en particular, destacamos el que tuvo lugar recientemente en Austria. 
    Inmediatamente después intervinieron los jóvenes camaradas maoístas franceses, presentes con una fuerte delegación y "calientes" del compromiso de primera línea en la revuelta en Francia de estos días. 
    Estos camaradas leyeron una intervención, recibida con aplausos y calidez por parte del público; se adjuntará el texto. 
    Posteriormente intervino otro miembro del MLKP, que llevó su saludo militante a la reunión y habló sobre la situación en Turquía y el norte de Kurdistán denunciando el paralelismo entre la operación represiva del régimen turco y el imperialismo y la operación de la Cacería Verde, subrayando la importancia de la solidaridad internacionalista entre India y Turquía que necesita ser intensificada. Los participantes aclamaron este llamado, expresando su pleno compromiso. 
    La segunda parte de la Reunión se dedicó a examinar la línea, la estrategia, las tácticas y los desarrollos actuales de la acción del PCI (Maoísta), el EGLP; un examen detallado que utiliza documentos y publicaciones informados por el mismo PCI (maoísta) y adoptados por el Comité para promover el entendimiento y el apoyo a la guerra popular, al partido que la dirige y al marxismo-leninismo-maoísmo que los guía. 
    Importante en esta fase del encuentro fue la lectura del Comunicado del PCI (Maoísta) anunciando el cambio del Secretario del Partido. Se manifestó gratitud por el camarada Ganapathy, quien dirigió al Partido en el largo proceso de unificación de todos los maoístas y todas las fuerzas naxalitas y que llevó al Partido a la etapa actual de la guerra popular. Se saludó al nuevo secretario expresándole el pleno apoyo y la seguridad que conducirá la guerra popular hacia una fase de progreso en la lucha contra el régimen indio y el imperialismo, por la victoria de la revolución de la Nueva Democracia y la marcha hacia el socialismo. 
     
    Para dar valor a la batalla global del Partido, se recordó en este punto a la camarada Anuradha Ghandy; una compañera de MFPR Italia presentó la edición italiana de sus escritos, en particular los dedicados al análisis crítico de las diversas tendencias del feminismo occidental. 
    Una importante contribución que proviene del Partido y las mujeres maoístas de la India y marca el papel extraordinario que las mujeres tienen y tendrán en las guerras populares en el mundo y en la lucha por el socialismo y el comunismo como una fuerza poderosa de la revolución. 
    Durante el encuentro los mensajes de saludo a la Reunión fueron leídas en el ínterin, también hubieron propuestas e intervenciones críticas y autocríticas que ayudan al Comité a avanzar y desempeñar su papel importante, no sólo en el apoyo internacional para la guerra Popular sino también en el avance general del movimiento del proletariado y los pueblos oprimidos bajo la bandera del internacionalismo proletario. 
    El camarada del comité de apoyo internacional para la guerra popular de Austria intervino. La intervención será distribuida internacionalmente. El compañero propuso que el Comité establezca una coordinación estable con los representantes de los países que forman parte o que quieran participar, con un plan común, y que contribuya a la afirmación del maoísmo y las guerras populares en el mundo. Propuso una campaña para el líder maoísta Ajith, detenido ilegítimamente en prisiones indias y un Seminario que se celebrará en Austria en primavera, para analizar la acción histórica del naxalismo y del PCI (Maoista) sobre el boicot electoral. 
    Otras intervenciones fueron realizadas por el Comité de Apoyo de Galicia y por otros camaradas del Comité en Italia, con el objetivo de aclarar la función y acción del Comité como una herramienta de propaganda e identidad pura, pero con el objetivo de crear un amplio movimiento de masas que se llevara a cabo para aislar al régimen indio y hace crecer la solidaridad con la guerra popular, obteniendo la enseñanza necesaria para afirmar el camino de la revolución y las guerras populares en todas partes del mundo. 
    Una fuerte delegación de compañeros inspirados por el TKP / ML asistió al debate, para expresar su apoyo a la Reunión y para ampliar y reconstruir todas las relaciones internacionales con los partidos, organizaciones y organizaciones de solidaridad presentes, especialmente hoy en el cual TKP / ml y el movimiento revolucionario turco están atravesando una fase de intensa lucha de líneas de organización y desarrollo de la acción revolucionaria. 
    Todos los camaradas y los italianos que participan, incluso si no forman parte del Comité, han expresado gran interés en la Reunión y en el compromiso de fortalecer en Italia la cooperación que promoverá la solidaridad internacional. 
    La reunión terminó con el canto de la Internacional y el grito en voz alta "¡Lal Salaam!". En ella se adoptó como primera etapa de trabajo la semana internacional de acción y movilización del 20 al 27 de enero de 2019. 
    La reunión estuvo bien organizada por los camaradas del Comité de Milán y se agradece al Centro Social Micene, es una realidad de larga data en la solidaridad internacional, en la lucha por apoyar a los presos políticos y como un área para la lucha por los migrantes, la lucha por la Vivienda y de las luchas proletarias en general en un barrio popular de los más importantes de Milán. 
    ICSPWI 
    Diciembre 2018 
    Todas las propuestas que lleguen serán enviadas y publicadas en los próximos días. 
    El Comité de Italia luego recogió las propuestas hechas en la reunión para la continuación de la acción del Comité en todos los campos en el próximo año. 
    Todas las propuestas se someten al debate general de los Comités de los distintos países y de los camaradas que apoyan la guerra popular en la India, que se adoptarán con un espíritu unitario y se implementarán de acuerdo con las condiciones políticas y organizativas existentes en los distintos países. 
    ICSPWI 
    Diciembre 2018

    ICSPWI - International week - Italy Palermo

    ITALIA

    Friday, January 18, 2019

    salutations for the Pierre's hommage today h.11 Paris Pere Lachaise - PCm Italy


    Dear comrades,
    a strong and warm greeting to all of you gathered here to keep alive the memory of Comrade Pierre, a great comrade m-1-m example of tenacity and coherence in every day of his life as a revolutionary.
    After one year from his death the numerous messages of the revolutionary parties and organizations from many countries are still alive in us, this is obviously not a case:
    Comrade Pierre was one of the few Maoist comrades who in Europe after forging himself in the French storm of May-June '68 and the years after taking part in the Gauche Proletarienne, when many retired swallowed up in the general reflux of the movement, he held high the red flag of the revolution in France continuing to be linked to the proletariat and to the popular masses of his country but also to the other revolutionary forces that in other European countries faced similar contradictions of the class struggle.
    Pierre went through the difficult '80s and' 90s in France in particular and in Europe in general, often alone or with a few other comrades at his side but, despite this, he never lost the confidence of a red future, he founded the PCm France in the early 2000s in the fire of the class struggle and in close connection with the masses. We are very close to today's members of this party more than ever.
    In all these years the PCM France, under the guidance of Comrade Pierre, was the only revolutionary party in France, always at the forefront of the class struggle against the French imperialist monopolistic bourgeoisie, marching towards modern fascism, represented yesterday by Sarkozy, Hollande etc. today by Macron;
    the PCm France directed by comrade Pierre was the only party in France, together with other Maoist comrades in Europe, that was alongside the proletariat and the popular masses of the French banlieues in revolt in 2005 and in the following years, while the trotskyists, the ml and the false revolutionaries wavered and judged from above the class struggle that unfolded before their eyes.
    With this revolutionary spirit the PCm France directed by comrade Pierre fought reformism, the false-communists and the "cybermaoists" good only to publish proclamations on the internet without ever getting their hands dirty in the class struggle.
    Comrade Pierre and his tireless comrades fled to the universities, fought the labor law and organized militant anti-fascism.
    Comrade Pierre with his practice and revolutionary line has formed the young generation of Maoist comrades who today are part of the PCm France and who continue along this path.
    Comrade Pierre and his companions, tireless, were at the gates of Renault, in the streets of the banlieues, alongside the sans papiers just arrived from Italy after a hard struggle led by our party had finally managed to arrive in France to ... start fighting for their rights again, in both countries they found the Maoists to organize them and to direct their right fight!
    All of these are facts and not slogans! All of that is the embodiment of the construction of the m-l-m parties in the fire of the class struggle and in close connection with the masses.
    The PCM France led by Comrade Pierre was a great example of an internationalist party for all the Maoists in Europe.
    Comrade Pierre, has always supported the People's Wars organizing and becoming the promoter of support committees in his country, he was also one of the founders of the International Committee for Supporting the People's War in India to which he made a huge contribution in a creative way, participating at all its meetings until the last one held in September last year a few months before his death.
    This and more was remembered in many messages the day after his death, today our message is not merely commemorative, but a tribute to Comrade Pierre and the party he founded. We miss Comrade Pierre and all his revolutionary work and all of that is missed so much in Europe, so we reaffirm the need to continue on his way to continue to build what the comrade has already started to build:
    • The battle for unity in Europe between the existing and under construction mlm communist parties, today undermined by right-wing opportunism but also by new subjectivist deviations that try to overturn Marxism-Leninism-Maoism and deprive it of its role as a blunt weapon of the working class to build its revolutionary party in the fire of class struggle and in close connection with the masses.


    • The battle for the affirmation of real and practiced internationalism and not just propagandized in support of the People’s War and in particular of the People's War in India, on this regard we think it is necessary to give the maximum support giving new impulse to the existing Committee also developing self-criticism and the unitary action among its promoters.
    It is also necessary to take advantage of Pierre's revolutionary experience in the mlm organization in which he took part in the '70s: the Gauche Proletarienne, we believe that this experience should be even better explored in the service of the construction of mlm parties and the revolution in Europe, in the wake of this path traced in part by the class struggle in our countries it is possible to continue the journey towards the Revolution, not applying subjective and mechanical easy recipes.


    Comrade Pierre is alive and fighting with us!
    Long live the PCm France founded by comrade Pierre!
    Forward in the construction of the m-l-m parties in Europe in the fire of the class struggle and in close connection with the masses!
    Develop proletarian internationalism, from the womb of the European imperialist countries to support the ongoing People's Wars!


    PCm Italy
    04/12/2018

    Italy - for International week of solidarity and actions India - ICSPWI

    Peru DENUNCIA ANTE LOS EXECRABLES HECHOS DE PROFANACIÓN DE LOS RESTOS Y LAS TUMBAS DE LOS JÓVENES ASESINADOS EN EL GENOCIDIODEL FRONTÓN, LURIGANCHO Y EL CALLAO


    El Partido Comunista del Perú ante el proletariado y los pueblos del mundo
    DENUNCIA:
    I.                     Que el 19 de junio de 1986 el Estado reaccionario, a través de su gobierno de turno con Alan García Pérez a la cabeza, ordenó el más execrable hecho de su guerra contrarrevolucionaria: EL GENOCIDIO DE LOS PENALES DEL FRONTÓN, LURIGANCHO Y EL CALLAO, asesinando a 250 prisioneros políticos desarmados con balas, bombas incendiarias y explosivos. No contentos con esa vileza, no quisieron entregar los restos a sus familiares y realizó subrepticiamente un entierro clandestino desperdigando los restos en diversas tumbas sin nombre, sin notificar nada a sus deudos, pero publicando en los  diarios “se les ha dado cristiana sepultura” y “se les dará a conocer dónde”.
    Acto genocida, orden genocida y día del genocidio de 250 asesinados  y asesinadas cubierto con 32 AÑOS DEIMPUNIDAD.
    Pero la lucha de los familiares no cejó y continuóexigiendo la entrega de los restos y su exhumación para identificarlos. Nuevamente, el Estado reaccionario del Perú secuestró los restos manteniéndolos en cajas de los sótanos del Ministerio Público desde el 2003, cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó al Estado del Perú lleve a cabo un juicio.

    sur les gilets jaunes - derniers textes du PCm France




    Pas de débat avec les assassins du peuple !

    Aujourd’hui, Macron a lancé sa « tournée des maires » en vue du « Grand débat » en allant à Grand Bourgtheroulde en Normandie. La ville a été quadrillée, des équipes de haute sécurié déployées et un état quasi-militaire imposé afin de garantir que la visite présidentielle « se passe bien ». C’est un exemple de la différence qui existe entre les masses partout où l’on se révolte, où l’on est injustement contrôlé, interpellé, arrêté, emprisonné, blessé, tué, et les dirigeants bourgeois, pour qui on met à l’arrêt et au pas militaire un village entier. Il est évident qu’on ne peut pas discuter avec ceux qui nous tirent dessus.
    Pourtant, Macron et son gouvernement continuent leur enfumage avec leur « Grand débat ». Ce n’est rien de moins qu’une escroquerie de plus de leur part, nous faisant croire que la solution se trouverait dans le dialogue et la concertation.
    Évidemment, ce sont eux qui fixent les règles et qui nous disent ce qu’on a le droit de dire ou pas. Le « Grand débat », censé apporter des solutions à nos problèmes ne va servir qu’à diviser le mouvement en l’orientant sur de fausses solutions, et ils essaieront alors de nous faire croire à une victoire de leur « démocratie » sur les « casseurs ».
    Mais tout cela sert avant tout à cacher la vraie nature du système. La loi fondamentale du capitalisme, c’est que la bourgeoisie fasse le plus de profit dans un minimum de temps. Et ce profit, il vient de notre exploitation: travailleuses et travailleurs. Car la vérité, c’est que nous produisons toutes les richesses de ce système mais que ce sont les bourgeois qui ont la plus grosse part du gâteau. Nous n’avons que les miettes. Et Macron et son gouvernement sont là pour s’assurer que rien ne change dans l’ordre des choses. Pour cela ils sont prêts à tout.
    Vu à Montpellier
    C’est ainsi qu’à chaque manifestation, à chaque occupation, les chiens de garde de l’État que sont les flics nous répriment avec une violence plus grande et que leurs juges nous condamnent et nous emprisonnent « avec la plus grande fermeté », comme ils disent. Mais la peur n’est plus la même et change de camp. Et c’est clairement la force de ce mouvement.
    Le mouvement des Gilets Jaunes a réussi à s’affranchir en grande partie du pacifisme qui condamnait avant tout la violence des manifestants avant de s’en prendre à celle du système ; un pacifisme qui pense que c’est en dialoguant qu’on peut « changer les choses » ; un pacifisme qui pense que mettre un bulletin dans l’urne est plus puissant que la violence révolutionnaire. Le mouvement des Gilets Jaunes nous montre bien que c’est l’inverse qui est vrai. Sans les actes les plus déterminés, les assemblées populaires n’auraient pas eu plus d’avenir que Nuit debout et les autres types de mouvementismes.

    Alors devant des masses qui ont décidé de relever la tête et reprendre leurs affaires en mains (et surtout qui s’en donnent les moyens!), la répression de l’Etat fait rage : une dizaine de morts ; des milliers de blessés et mutilés ; plus de 220 emprisonnés ; des milliers de condamnations diverses.
    Et la solution serait le dialogue ? Il y a pourtant clairement deux camps que tout oppose, la solution n’est pas dans le dialogue mais dans la lutte prolongée jusqu’à la victoire. Leur « Grand débat » est un piège que nous devons non seulement éviter mais surtout faire échouer.
    Vu à Saint-Etienne
    Par tous les moyens nécessaires, nous devons nous opposer à ce débat, le dénoncer, le faire échouer. A chaque fois qu’on nous parlera de ce débat nous répondrons « Pas de débat avec les assassins du peuple ! ». A la place de leur débat, nous devons exiger réparation, justice et vérité pour les camarades morts, blessés, mutilés ainsi qu’exiger la libération de tous les camarades emprisonnés, l’arrêt des poursuites en cours et l’annulation de toutes les condamnations. Cela ne vaut pas que pour les prisonniers du mouvement, mais bien plus largement pour toutes celles et ceux qui sont victimes au quotidien de la violence de l’État français et de sa police ici, et de son armée à l’étranger ou dans ses colonies.

    Nous ne participerons pas à leur mascarade. Nous continuerons de renforcer la lutte par tous les moyens nécessaires, en s’inscrivant dans la durée. Nous continuerons à construire nos organisations, les instruments de la révolution, afin que toutes celles et ceux de notre classe et des masses qui ont fait irruption sur le devant de la scène politique puissent trouver des outils de plus en plus puissants, de plus en plus spécifiques et adaptés à répondre à tous leurs besoins pour la révolution.
    Nous continuerons d’assumer nos tâches révolutionnaires afin d’avancer pas à pas vers la révolution qui remplacera la loi fondamentale du capitalisme « le profit maximum en un temps minimum » par la loi fondamentale de la transition socialiste « satisfaction maximale des besoins de la société dans son ensemble ».
    Pas de débat avec les assassins du peuple !
    Violences policières : autodéfense populaire !
    Osons lutter, osons vaincre !

    Actualité nationale, Communiqué Jaunes – La fin de l’impuissance

    S’il est heureusement bien trop tôt pour faire le bilan d’un mouvement qui se poursuit et s’approfondit, nous savons déjà qu’il s’agit d’un tournant historique. En termes de combativité de masse, déjà. Cet aspect est le plus évident car il est au centre de tous les débats. L’allocution d’Edouard Philippe au soir du 7 janvier est à ce titre tout à fait révélatrice. Le premier ministre n’a pas dit un mot de la crise sociale, focalisant uniquement sur l’aspect répressif. Ministres, éditorialistes et responsables syndicaux ou politiques n’ont pas de mots assez durs : il s’agirait d’une « ultra-violence », de « terrorisme », et toute personne ne condamnant pas les révoltés est accusée de capituler devant l’horreur absolue. Les morts, les peines de prison tombant par centaines, les blessures innombrables, la violence policière se déployant partout sont à la hauteur de la terreur qui touche la classe dominante.
    Car les bourgeois ont peur. Les Gilets Jaunes représentent un retour brutal et triomphant de la lutte des classes dans leur quotidien. Ils espéraient pouvoir continuer comme si de rien n’était, avec En Marche remplaçant leurs partis de droite et de gauche, et un adversaire bien pratique sous la forme du Rassemblement national (ex-FN). Ils auraient continué à débattre de l’Europe et de la Croissance dans des salons dorés en votant de temps en temps, pendant que dehors d’autres crevaient de faim ou mourraient sur les chantiers, et alors que la Terre agonisait.
    Dans leur arrogance, les bourgeois ont cru pouvoir instrumentaliser le mouvement des Gilets Jaunes à ses débuts. Ils le croyaient inoffensif car réduit à la question des taxes. Mais la marmite a explosé et toutes les questions liées au coût de la vie et à la justice sociale ont commencé à être portées par les masses. Notre classe, les prolétaires, a refusé de rentrer à la maison quand les petits patrons ont obtenu quelques concessions et se sont retirés. Nous avons occupé des ronds-points, des péages, des entrepôts, des bâtiments publics. Nous nous sommes liés d’amitié, avons résisté et avons préféré passer les fêtes avec notre nouvelle famille. Ni les mensonges des médias, ni la violence des flics et de la justice ne nous ont découragés. Et nous voilà repartis à l’offensive chaque jour en s’impatientant d’un rassemblement plus large le samedi. Toujours aussi déterminés, toujours plus aguerris.
    Alors les bourgeois ont clamé que la République était menacée. Qu’elle était frappée à chaque tag sur un monument, à chaque moulage cassé, à chaque porte de ministère enfoncée. Et ils n’ont pas tort ! Leur République bourgeoise, ce n’est pas la nôtre, et elle peut bien crever. C’est une République dans laquelle les statues et les vieilles pierres sont sacrées, et où les ouvriers éborgnés, tabassés et jetés en prison sont la norme. Nous n’en voulons plus. Depuis la Commune, nous savons que cette République assassine le peuple quand il se soulève, qu’elle n’est plus que l’outil d’une classe dominante et parasitaire. En assumant l’affrontement et les blocages, en s’organisant avec beaucoup de créativité et d’efficacité, les ouvriers et ouvrières représentent ce que les masses populaires font de mieux. Ce mouvement valide ce que disaient depuis des années les communistes, durant la période de reflux ayant commencé dans les années 1980 et à peine interrompue par quelques révoltes telle celle de 2005.
    Mais même les communistes osaient à peine espérer cela. En rejetant en bloc responsables, médias et élus, les Gilets Jaunes posent des questions fondamentales, et en premier lieu celle du pouvoir. Du pouvoir au peuple, d’une république rouge. Les communistes révolutionnaires ne militent ni pour le chaos, ni pour le retour à un passé fantasmé, mais pour l’instauration d’un nouvel ordre, construit et dirigé par la classe produisant toutes les richesses : la classe ouvrière. Mais le chemin pour y parvenir est long. La situation actuelle ne peut mener à une insurrection, nous ne devons avoir aucune illusion à ce sujet, et nous ne croyons pas d’ailleurs dans le Grand soir.

    Vu à Montpellier ce samedi lors de la mobilisation
    Prenons alors ce mouvement pour ce qu’il est et construisons à partir de là : nous vivons un tournant historique. Pour la première fois, la violence des masses est acceptée voire défendue par une majorité du peuple. Et cela dépasse cette question. Les formes d’organisation prolétariennes mises en place – assemblées générales, commissions, piquets de blocage et groupes d’action – représentent une source inépuisable d’inspiration pour les révolutionnaires qui se mettent à l’école des masses. La détermination dans l’émeute est inspirante, tout comme la diversité des tactiques : marches des femmes, envahissements de gares, jonction avec d’autres luttes… Sur ce dernier point, les thèses des réformistes en tout genre et des libéraux s’évanouissent face à la réalité de la révolte prolétarienne. Le mythe de l’évaporation des responsables dans les paradis fiscaux s’effondre. Les grands discours des universitaires fragmentant les luttes deviennent inaudibles. Les plus honnêtes rejoignent et servent le mouvement, les autres crachent dessus. Il en va de même pour les syndicats, plus que jamais coupés de leur base. Et des médias, notamment les chaînes de télévision qui n’ont jamais paru si peu crédibles. Le gouvernement se retrouve donc isolé et affaibli. Les élus/serviteurs de la bourgeoisie sont dénoncés et traqués. La situation actuelle doit constituer la première marche vers une offensive prolétarienne de grande ampleur et de long cours capable non seulement de triompher d’obstacles répressifs, mais de voir plus loin, en proposant une voie politique cohérente, collant aux aspirations du peuple.
    Encore plus qu’avant, renverser ce système est une nécessité car les bourgeois ont non seulement peur, mais ils savent que les masses ont vu la peur dans leurs yeux (les cadres se montrent d’ailleurs de moins en moins) et qu’elles ont pris conscience de leur force et donc de leur capacité à renverser cette société. Ils vont sûrement faire preuve de toute leur cruauté pour tenter de nous le faire oublier, pour faire rechanger la peur de camp. Ils n’y arriveront pas. Plus rien ne sera comme avant.
    Nous avons connu les batailles du passé dans les livres ou dans les récits de nos aînés. Nous voilà nous aussi confrontés à une époque de tempêtes qui ébranlent les fondements du vieux monde. Il s’agit d’une perspective grisante et effrayante car elle implique de grands changements. L’ère du déni et de la politique-spectacle est révolue : aujourd’hui, nous devons relever et porter haut le drapeau rouge pour faire émerger l’offensive révolutionnaire.

    for debate - Sur le centenaire de la naissance du KPD - Parti Communiste Maoïste


    Entre le 30 Décembre 1918 et le 1er Janvier 1919, un congrès se tient à Berlin. Ce congrès va jeter les bases de la création du futur Parti Communiste d’Allemagne, plus connu sous abrégé KPD. ( Kommunistische Partei Deutschlands) L’histoire du KPD est d’une grande importance pour les communistes en Europe et elle l’est d’autant plus pour les forces qui œuvrent aujourd’hui à la reconstitution d’un authentique Parti Communiste en Allemagne. Sa courte période d’existence, de sa création en 1919 à son interdiction en 1933 (Puis de 1933 à 1945 dans sa lutte en totale clandestinité contre le nazisme) va profondément marquer la structuration du mouvement communiste en Allemagne, ses forces mais également ses faiblesses.
    Pour nous marxistes-léninistes-maoïstes, il est important de tirer un bilan de l’activité du KPD durant ces années, d’en tirer des leçons pour notre pratique aujourd’hui. Il ne faut pas oublier que le KPD était considéré à juste titre comme le Parti le plus avancée de son époque en Europe, ce qui explique entre autre pourquoi au moment de l’arrivée au pouvoir du nazisme, une terrible répression va s’abattre sur lui et chercher à le faire disparaître par la force. Célébrer le centenaire de la naissance du KPD, c’est donc se souvenir de la lutte pour le socialisme, de la lutte antifasciste mené durant cette période et des martyrs tombés, soit sous les balles ou les coups des SA, ou les balles et les coups des sociaux-démocrates.

    LE KPD SE CRÉE DANS LE FEU DE LA LUTTE DES CLASSES

    Il est impossible de parler de l’histoire du KPD sans parler du contexte de sa création. La révolution socialiste d’Octobre 1917 en Russie est le premier détonateur, tandis que l’abdication de Guillaume II et la défaite de l’Empire Allemand durant la première guerre mondiale en est le deuxième.

    Wednesday, January 16, 2019

    Tunisia: 24 hours general strike today, statement from El Kadihin Party


    pour la libération de Georges Abdallah

    Bonjour camarade,
    on revient vers toi à propos du meeting pour la libération de Georges Abdallah qui aura lieu samedi 02 février, à Paris, à partir de 18h00, au CICP.
    Pour faire connaître l'initiative si tu le souhaites, tu trouveras ci-joint le tract et le communiqué de presse ainsi que les liens créés pour signaler l'événement (sur facebook, démosphère, bella ciao et le blog sur Georges Abdallah). 
    Au plaisir de te voir au meeting pour scander haut et fort la libération de Georges Abdallah !
    Salutations rouges et solidaires

    EL VIEJO ESTADO PERUANO SE HUNDE CADA VEZ MÁS:

    PROSIGUEN LAS DENUNCIAS POR CORRUPCIÓN CONTRA EL APRISTA EL VIEJO ESTADO PERUANO SE HUNDE CADA VEZ MÁS: PROSIGUEN LAS DENUNCIAS POR CORRUPCIÓN CONTRA EL APRISTA VIZCARRA

    En estos días, se dio ha conocer en el país una noticia sobre el aprista Vizcarra, el peón del imperialismo yanqui, que como presidente encabeza el régimen fascista, genocida y vendepatria inagurado el 5 de abril de 1992, en la cual se revela con perfecta claridad como se benefición de la corrupción del gobierno aprista del fascista, genocida y vendepatria Alán Garcia de 2006 a 2011, como miembro importante de ese partido reaccionario, en el caso Oldebrech "carretera interóceanica sur", que como se recordará como parte de la venta del país el gobierno aprista de García a cambio de millonarias coimas entregó a la brasilera Oldebrecht, que para eludir controles la asumió como Consorcio, siendo de conocimiento general que este tramo había sido entregado de esta forma a la indicada firma. Al respecto se informó en el Perú:

    El 14 de enero, como es su costumbre:

    "El Presidente de la República, Martín Vizcarra, ha negado nuevamente los señalamientos y acusaciones de supuestos vínculos de su empresa, MyC Vizcarra SAC, con la constructora brasileña, Odebrecht"

    Hommage au camarade Pierre

    Rendez-vous le 19 Janvier à 11h au Métro Père Lachaise à Paris pour rendre hommage à notre Camarade Pierre, décédé l'an dernier. Communiste, révolutionnaire, syndicaliste, il avait été à l'origine de la relance de notre média, lui qui avait distribué la Cause du Peuple dés 1968.

    Venez nombreuses et nombreux ! foto di La Cause du Peuple.

    Berlin - images of LLL demostration




    lll4  immagini da 
    -dem volke dienen
    Luxemburg-Liebknecht-Lenin Demonstration 2019 
    1lll4

    immagini da jugendwiderstand






    Monday, January 14, 2019

    Rosa Luxemburg, the proletarian revolution's eagle is immortal!!



    El asesinato de Rosa Luxemburgo y Carlos Liebknecht, contado por la bolchevique Elisabeta Yakovlevna Drabkina



    Elisaveta Yakovlevna Drabkina, hija de la bolchevique Feodosia Drabkin ("Natasha") y de Iakov Drabkin, quien, con el seudónimo "Sergei Gusev", luego sería Presidente del Comité Militar Revolucionario del Soviet de Petrogrado, tuvo una vida íntimamente ligada al Partido Bolchevique y a la Revolución Rusa.
    Imagini pentru rosa luxemburgo y karl liebknecht
    En su infancia, Drabkina acompañaba a su madre en viajes a Helsinki para comprar armas para los bolcheviques. Cuando tenía cinco años la represión que siguió a la Revolución de 1905 obligó a su padres a pasar a la clandestinidad. Ella no volveria a verlos hasta la Revolución de Octubre, 1917. 
    En su adolescencia se incorporó al Partido Bolchevique, fue voluntaria de los Guardias Rojos y participó en la toma del Palacio de Invierno. A los 17 años de edad pasó a servir de secretaria a Yakov Sverdlov en el Instituto de Smolny. En los años siguientes se casó con el también bolchevique, Aleksandr Solomonovich Iosilevich, de quién luego se divorciaría.

    Sus obras, algunas publicadas póstumamente, enfocan en los eventos y las figuras que definieron su vida, principalmente su experiencia revolucionaria, los revolucionarios con los que compartió militancia y la Revolución de Octubre hasta aquel 26 de octubre, 7 de noviembre de 1917, en el que Lenin, en Smolny, diría aquello de "Camaradas: la revolución obrera y campesina, cuya necesidad han proclamado siempre los bolcheviques, ha triunfado...".

    Imagini pentru spartakus rosa luxemburgoEn su obra Pan duro y negro, Elizaveta Drabkina, que representa el papel activo y protagonista de la mujer rusa en la lucha revolucionaria que dio lugar al primer estado obrero de la historia, la Rusia Soviética y, luego, la URSS, describe su vida previa a la Revolución, la militancia clandestina de sus padres y, en definitiva, la suya propia, sus experiencias junto a Lenin, o Nadejda Krupskaia, y su participación en primera persona en los acontecimientos principales del triunfo de la clase trabajadora y campesina rusa en la noche del 6-7 de noviembre de 1917 (25-26 del calendario juliano oriental), además de la posterior guerra civil contra el terror blanco y los estados imperialistas que lo apoyaron que terminaría, como continuación del espíritu revolucionario de Octubre, en la victoria del proletariado soviético y el triunfo total de la Revolución.

    También conocería a Rosa Luxemburgo y a Carlos Liebknecht, estando en Berlín aquel funesto día, 15 de enero de 1919, en el que la burguesía acabara con la vida de ambos intentando destruir al movimiento obrero y revolucionario alemán.

    Compartimos a continuación los capítulos en los que Feodosia Drabkin describe su estancia en Alemania y su contacto con los máximos representantes del movimiento espartaquista, además de narrar el cobarde asesinato  durante su traslado a prisión, por sicarios del gobierno del socialdemócrata Friedrich Ebert, de Rosa Luxemburgo y Carlos Liebknecht.
    Así termina Drabkin su relato:

    "Detrás de los dentados tejados de Kitaigorod apuntaba el disco anaranjado de la luna. Entre las columnas de la Casa de los Sindicatos pendían, enmarcados en rojo y con crespones de luto, los retratos de Carlos Liebknecht y Rosa Luxemburgo, al pie de los cuales estaba escrito con grandes letras: El mejor desquite por la muerte de Liebknecht y Luxemburgo es la victoria del comunismo!""

    Entrevistas en Berlín

    Desde la estación nos encaminamos a casa de una hermana de Kurt llamada Erna. Kurt sabía que la única hija de ésta había muerto y el marido había caído en Verdún.
    En las calles se agolpaba un gran gentío. Constantemente se oía un ruido extraño. Eran las suelas de madera que golpeaban las losas de las aceras. Un inválido ciego al que faltaban las dos piernas, sentado en un carrito, arrancaba a un acordeón las notas de una melancólica canción. En las paredes de las casas había pegados carteles en colores negro, blanco, rojo y verde. En letras gruesas repetían infinitamente: "¡"Spartak" nos conduce a la tumba; el orden nos dará el pan!", "¡Orden o bolchevismo!", "¡Orden o hambre!", "¡Orden o muerte!" "Abajo "Spartak"!", "¡Abajo los bolcheviques!"
    La hermana de Kurt vivía en una casa grande de ladrillo, habitada por gente pobre de la ciudad. En el patio jugaban sin alegría niños macilentos y mal vestidos. Por una escalera estrecha y empinada, con barandilla de hierro, subimos al sexto piso. Nos abrió la puerta una mujer de rostro demacrado con las manos llenas de espuma de jabón. Hacía sólo tres años que no se veían los hermanos. Sin embargo, de momento, no se reconocieron.
    Según habíamos convenido, Kurt previno a la hermana que debía presentarme a los vecinos como su esposa. Erna me sacó un vestido y ropa interior de su difunta hija y puso agua a calentar. Mientras Kurt y yo nos lavábamos uno después de otro, la hermana salió de compras.
    Sobre la mesa apareció una pomposa tarta de bizcocho con fruta confitada, salchichón y el té servido en las tazas. Pero la tarta era de patata helada; la fruta confitada, de una viscosa pasta de almidón con sacarina; el chorizo, de guisantes y el té, una infusión de hojas de haya. Para comprar todo aquello, Erna había vendido su único anillo de oro.
    Estábamos tan cansados que dormimos casi 24 horas como lirones. Al día siguiente, Kurt marchó a buscar a sus camaradas y yo me quedé en casa. Llamaban constantemente a la puerta: eran vecinas que venían a ver a la "pequeña mujer rusa". Conseguimos entendernos de alguna manera; ellas me preguntaban y yo les preguntaba a ellas. Cualquiera que fuera el tema de la conversación, ineludiblemente iba a parar a lo que más torturaba su imaginación: el hambre.
    En Rusia conocíamos bien lo que era el hambre. Meses enteros vivimos con medio cuarterón de pan y hubo días que ni siquiera eso recibíamos.
    Y de todos modos el hambre que nosotros sufríamos era distinta de la que me contaban las mujeres de los obreros alemanes. Nosotros pasábamos hambre a causa de la guerra; ellos, en aras de la guerra. Nuestro hambre era una desgracia de la que siempre teníamos la esperanza de librarnos tan pronto tomáramos el Poder, tan pronto derrotáramos a los blancos y a los intervencionistas y pusiéramos en marcha la producción. El hambre de ellos era el hambre de los condenados.
    Era un hambre calculada, reglamentada por la máquina implacable de la guerra. Se había previsto con muchos años de antelación cada espiga que debía crecer, cada recién nacido que debía morir de hambre apenas venido al mundo, cada adolescente que debía llegar a mozo para después hacer de él carne de cañón.
    Ahora la máquina militar alemana se había derrumbado, pero el hambre continuaba. La socialdemocracia encaramada en el poder rechazó el pan de los obreros rusos prosternándose ante el Presidente de EE.UU. Hacía ya mes y medio que estaba tirada a sus pies, y Wilson hacía con Alemania el frío juego del ratón y el gato. Hasta entonces, no había dado ni un gramo de víveres. En lugar de pan asaeteaba con incontables mensajes, en los que con repugnante gazmoñería e hipocresía se extendía en consideraciones acerca del humanismo y la civilización, exigiendo al mismo tiempo que Alemania acabara con "Spartak", estrangulara a los comunistas alemanes. Entonces Norteamérica daría pan. El pan lo serviría solamente sobre la tumba de la revolución.
    Ebert y Scheidemann no deseaban otra cosa. Señalaban a la clase obrera alemana la muerte por hambre que se cernía sobre sus cabezas y decían: "¡Mira! ¡Esa es tu alternativa: el hambre o la revolución! ¡Si no quieres morir de hambre, acaba con la revolución!"
    Al segundo o tercer día de llegar asistimos a una reunión sindical de los electricistas del distrito. La reunión se celebraba en una cervecería, repleta de gente. Los obreros estaban sentados alrededor de las mesitas, bebían cerveza adulterada, echaban bocanadas de humo de algo que quería parecerse al tabaco. Muchos estaban de pie en los pasillos o sentados en las ventanas. En el estrado, sobre la mesa de la presidencia, se elevaban las canosas cabezas de los "bonzos sindicales". Cada uno tenía delante una jarra llena de cerveza hasta los bordes.
    Empezó la reunión. Se concedió la palabra a unos de aquellos "bonzos". Mostró suavemente su disconformidad con las acciones de Wilson y su acerba indignación contra la actuación de los espartaquistas y propugnó que se hicieran voluntariamente restricciones: solamente éstas podían asegurar la victoria de la revolución. Afirmaba que era necesario defender la propiedad y el capitalismo, pues sin el capitalismo no hay trabajo ni pan. Algún día, cuando llegara la hora, se degollaría al marrano, pero hasta entonces, debían evitar que estirara la pata, cebado bien, para que diera más tocino.
    El discurso del orador era interrumpido por ruido y gritos que partían de distintos sitios.
    La atmósfera se fue caldeando. Pero de pronto los "bonzos" de la presidencia se intranquilizaron y todos al mismo tiempo dirigieron la vista a la puerta de entrada. La sala se estremeció. En las filas de atrás se oyeron exclamaciones de saludo. Todos se pusieron en pie, muchos se quitaron los sombreros y empezaron a lanzarlos a lo alto gritando: "¡Viva Liebknecht!", "¡Viva el jefe del proletariado alemán!"
    Liebknecht entró lentamente en la sala. Era un hombre de elevada estatura, entrecano, de cara delgada, ojos profundos y relucientes que parecían iluminar su rostro. En los últimos años, la vida le había deparado una cadena continua de pruebas: el frente, el tribunal de guerra, trabajos forzados; ahora, hacía esfuerzos sobrehumanos para salvar la revolución.
    El discurso de Liebknecht fue una resuelta condena a los scheidemannistas, que habían vendido y traicionado la revolución, una condena a las gentes fluctuantes: los Kautsky, los Haase y otros de su jaez, cuya traición enmascarada era más peligrosa aún.
    Liebknecht dijo que el 9 de noviembre los obreros y soldados habían tomado el poder, pero lo perdieron inmediatamente debido a que los scheidemannistas, con la connivencia de los "independientes", débiles de carácter, fueron devolviendo por partes el poder a la oficialidad reaccionaria. Exigió que Hindenburg y los generales del Kaiser, que de hecho dirigían los Soviets de Soldados, fueran inmediatamente destituidos y arrestados. Desenmascaró a Ebert y Scheidemann y mostró que no se ocupaban de otra cosa que de perseguir al "Spartak", desarmar a los obreros y armar a las bandas contrarrevolucionarias. Citó hechos que atestiguaban con evidencia irrebatible que ya se había creado la guardia blanca, que disponía de infantería, caballería, artillería pesada y ametralladoras. Los regimientos de guardias blancos, acantonados entre Berlín y Potsdam, estaban destinados a aplastar al proletariado revolucionario de Berlín.
    - ¡El Gobierno Ebert-Scheidemann ha asestado una puñalada a la revolución! -exclamó Liebknecht-. Si triunfa la contrarrevolución, estos perros sin escrúpulo alguno llevarán al paredón a decenas de miles de obreros. Si el proletariado tolera que Ebert y Scheidemann sigan mandando, pronto volverá la más negra reacción. ¡Que se vayan al infierno esos señores! ¡Viva la revolución alemana y mundial!
    Desde la presidencia, los "bonzos" trataron de interrumpir a Liebknecht con gritos, pero luego optaron por callar, al darse cuenta de que los ánimos del auditorio no estaban de su lado. Parte de los que llenaban la sala ahogó las palabras de Liebknecht con sus clamorosos aplausos, los restantes escuchaban en medio de un silencio sombrío, abatidos por la incontestable verdad de sus argumentos. Aunque aquellos honestos proletarios berlineses experimentaban gran confusión a causa de los muchos años de mentiras scheidemannistas, la intuición de clase les llevaba hacia Liebknecht, hacia el "Spartak".
    Para que esta tendencia interna se convirtiera en apoyo activo, real, hacía falta tiempo. Los scheidemannistas decidieron no dar este tiempo al proletariado alemán y empezaron a buscar pretextos para echar a las masas a la calle y provocar una matanza sangrienta.
    Cuando partí de Moscú, el Comité Central del Komsomol me encomendó transmitir a los jóvenes espartaquistas alemanes un saludo del Primer Congreso de la Unión de Juventudes Comunistas. Ahora hablaba dos y tres veces al día ante los jóvenes obreros berlineses.
    Escuchaban con fija atención, hacían miles de preguntas, me ayudaban a hallar las palabras que me faltaban, a veces estallaban en carcajadas ante los inverosímiles descubrimientos que hacía en el idioma alemán.
    Después de las reuniones me rodeaban. Todos deseaban reiterar una y otra vez las palabras de amistad y fraternidad revolucionaria que yo debía transmitir en su nombre a la juventud revolucionaria de la Rusia Soviética.
    Aquellos días me entrevisté con Rosa Luxemburgo, "Rosa Roja", como la llamaban los obreros alemanes. A través de los camaradas me pidió que fuera a verla a una casa en Schöneberg. Difícilmente fuera su casa; debía ser de alguno de sus amigos.
    Llegué un poco antes de la hora señalada. Rosa no había venido todavía. Hojeaba yo un volumen de Goethe, cuando sonó brevemente el timbre, como si lo hubiera rozado un pájaro con sus alas.
    Rosa se quitó las botinas en el recibidor y, con el sombrero y el abrigo de piel puestos, corrió a la habitación y me atrajo hacia sí. Me conocía desde mi niñez y quería mucho a mi madre. La última vez que nos habíamos visto fue cuando estuvimos un verano en el litoral alemán siete años atrás. A la sazón hacía un tiempo claro, el cielo era transparente, y de la mañana a la noche nos estábamos en la dorada arena o recogíamos flores en el campo para formar un herbario.
    Los recuerdos de aquellos tiempos reconfortaron por un instante nuestras almas. Rosa quería verme, ante todo, para conocer lo más posible de la Rusia Soviética, de la Revolución rusa. Me preguntó por Lenin, se interesó por su salud, me asediaba a preguntas acerca de los días de Octubre y de los frentes de la guerra civil, escuchaba con el semblante arrebolado y de nuevo volvía a preguntar.
    ... Estuvimos hablando hasta muy tarde. Antes de terminar, Rosa me dijo que soñaba con hacer un viaje a la Rusia Soviética.
    - Iré, iré sin falta, iré en los próximos meses. ¡Necesito tanto ver a Lenin, hablar con él! -repetía.
    Llegó la hora de separarnos. Nos despedimos. Rosa me contempló desde la puerta, alegre, animosa, con sus hermosos ojos negros.
    - ¡Hasta pronto! -dijo.
    ¿Podía yo pensar, acaso, que era la última vez que la viera?
    El 29 de diciembre, domingo, se enterraba a los marinos caídos en las calles de Berlín durante el sangriento desarme de la división revolucionaria de marina. Era el tercer entierro de víctimas, en Berlín, en las siete semanas de revolución. Pero esta vez, en los ataúdes forrados de tela roja iban los cadáveres de los que habían sido masacrados por orden del Gobierno socialdemócrata.
    Era un frío y nuboso día de diciembre. Cuando llegamos al lugar ya se había congregado mucha gente. Venían de todas partes. Llamaba la atención la multitud de banderas y carteles rojos.
    El cortejo fúnebre se encaminó a Friedrichshain, el cementerio de los caídos en las jornadas de marzo de la revolución de 1848. El camino pasaba a través de los barrios de la burguesía. Sobre las casas ondeaban provocativas las banderas negro-blanquirojas. Los féretros con los cadáveres fueron colocados en elevados catafalcos, tirados por negros corceles cubiertos de gualdrapas fúnebres.
    "¡Abajo Ebert y Scheidemann!" -decía la consigna escrita en las pancartas. Lo mismo gritaban los que acompañaban a los camaradas caídos.
    En las aceras se agolpaba el público burgués. Cubría de improperios y maldiciones a los que iban en los ataúdes y a quienes formaban el cortejo. El aire mismo parecía pesado, hasta tal punto estaba saturado de odio.
    Se acercaba el Año Nuevo. Aunque los tiempos que corrían eran alarmantes, los espartaquistas amigos de Kurt decidieron celebrarlo juntos. Organizaron la cena, aportando cada uno lo que pudo: éste, unas pocas patatas; aquél, unos nabos; otro, un paquete de café de bellotas. Un camarada consiguió, incluso, una botella de vino de Mosela.
    Se bebió el vino; se dio buena cuenta de la frugal cena y la conversación giró en torno al tema que interesaba a los allí presentes: la suerte de la revolución alemana.
    Entre los reunidos en la velada de Año Nuevo se pusieron de manifiesto profundas divergencias en los problemas de la lucha práctica; muchas cosas no estaban claras para ellos, otras las confundían y se equivocaban. Pero les unía lo principal: la decisión de luchar hasta el fin y una fé inquebrantable en el futuro. Parafraseando las famosas palabras de Lutero, uno de los camaradas dijo:
    - ¡La Alemania socialista triunfará! ¡Esta es mi opinión y no puede suceder de otro modo!
    Eran cerca de las dos cuando golpearon a la puerta de una manera convenida: dos golpes seguidos, el tercero después de un intervalo. Entró un camarada al que yo desconocía y a quien todos llamaban Walter.
    - ¡Queridos amigos! -dijo-. En la vida del proletariado alemán acaba de producirse un gran acontecimiento: el Congreso de partidarios del "Spartak" ha tomado el acuerdo de crear el Partido Comunista de Alemania.
    De haber estado allí solamente nosotros, los jóvenes, nos hubiéramos puesto a gritar de entusiasmo. Pero había gente que acababa de salir de la clandestinidad sufrida en la época del Kaiser y que sabían que el mañana habría de depararles quizás una clandestinidad más dura todavía. Se unieron las manos, entrelazándolas sobre la mesa en un solo apretón. Entonaron La Internacional como la cantan en los presidios, con la boca cerrada, pronunciando las palabras para adentro. ¡Qué impresionante fuerza, cuánta ira y esperanza había en aquellos solemnes acordes apenas audibles del himno de la clase obrera mundial!
    Nos dispersamos al amanecer. Por la amplia calle desierta corría en dirección a nosotros un hombre que cojeaba un poco. En una mano sostenía un cubo con engrudo, en la otra un rollo de proclamas de vivo color verde. Corría de una casa a otra; con un ágil movimiento untaba la proclama de engrudo y la pegaba en la pared.
    Kurt encendió la linterna de bolsillo y leímos un llamamiento de la "Liga antibolchevique", dirigido al pueblo alemán, en la que se anticipaba la futura voz de Hitler:
    ¡Duermes, Bruto!
    ¡Despierta!
    ¡Despierta, pueblo alemán!
    ¡Comprende el peligro que te amenaza: el bolchevismo!
    . . . . .
    ¡Todos a la lucha contra el «Spartak"!
    ¡Pueblo alemán, despierta!

    "¡Fui, soy y seré!"

    Hacía ya una semana que habíamos llegado a Berlín. Se acordó que, en la primera posibilidad que se presentara, marcharía a Moscú. Mientras tanto, ayudaba a Erna; lavaba para las casas ricas. En Alemania habían quedado muchos señores, así que trabajo no faltaba.
    El sábado, cuatro de enero, Kurt regresó antes de caer la noche; traía los bolsillos llenos de octavillas. Era portador de importantes noticias: el Gobierno había destituido del cargo de jefe de policía al "independiente" Eichhorn y designado en su lugar al socialdemócrata de derecha Eugen Ernst.
    - Estos señores han decidido hacernos la guerra -dijo Kurt reuniendo en la escalera a la gente obrera de la casa-. ¡Pero nos veremos las caras!... ¡Los vamos a mandar al diablo!
    A la mañana siguiente nuestra casa se puso en movimiento temprano, cosa que no era habitual los domingos. Por lo menos en una tercera parte de los pisos se oían portazos y silbaban los infiernillos en los que se hacía el café.
    Al principio salieron de nuestra casa unas treinta personas. Luego se les unieron otras. Un inválido del tercer piso, que había perdido en la guerra el brazo derecho, tenía una bandera roja que había escondido después de las jornadas de noviembre.
    De todas partes afluían grupos de gente que se dirigía a Unter den Linden. En la densa niebla matutina surgían aquí y allá banderas rojas, se oían gritos: "¡Abajo Ebert y Scheidemann!", "¡Viva Liebknecht!", "¡Viva Eichhorn!"
    Cerca del mediodía alguien propuso dirigirse al palacio del canciller del Reich, residencia del Gobierno. En el enorme edificio parecía que no había vida, las ventanas tenían corridos los tupidos y oscuros cortinajes; las altas puertas macizas parecían cerradas con siete candados.
    Volvimos de nuevo a Unter den Linden. Los manifestantes continuaban de pie. Luego, no sabiendo qué hacer, empezaron a dispersarse. Regresé a casa con los vecinos. Kurt se marchó a buscar a los camaradas. Tardó en regresar y dijo que una parte de los manifestantes había ocupado las redacciones del periódico socialdemócrata Vorwärts y de varios periódicos burgueses y que se había acordado ir a la huelga general al día siguiente.
    Aquella noche apenas si se durmió en nuestra casa. Antes de amanecer, los obreros se encaminaron a sus fábricas. No se publicó ni un sólo periódico burgués.
    Kurt no quería llevarme con él; pero yo le convencí. Era muy temprano, la mañana se despertaba en medio de una niebla grisácea. Todavía estaban encendidos los faroles, proyectando sombras difusas.
    En la plaza situada delante de la Jefatura de Policía se congregó mucha gente. Había empezado a clarear. La niebla se esfumaba. La muchedumbre se agolpaba cada vez más. Por todas las calles adyacentes a la plaza avanzaban acompasada e inconteniblemente oscuras columnas, sobre las cuales ondeaban las banderas rojas. Muchos llevaban armas. Kurt vio aparecer entre la niebla a un muchachillo obrero que llevaba en cada hombro un fusil.
    - ¡Camarada: dame uno! -pidió Kurt.
    - ¡Toma!
    La plaza no podía dar cabida a todos los que llegaban; la gente llenaba las calles vecinas y se apretaba, formando una masa compacta que se extendía a lo largo de varios kilómetros. Se había reunido no menos de medio millón de personas. Nunca había visto Berlín una manifestación tan potente de proletarios revolucionarios.
    Hacía mucho frío. Por el cielo se arrastraban muy bajas las nubes. La gente aterida y mal abrigada se movía sin cesar para combatir el frío, mirando pacientemente el edificio de la Jefatura de Policía. Allí se celebraba una amplia reunión de los "decanos revolucionarios" cuyos componentes eran en su mayoría "independientes". De vez en cuando uno de los reunidos salía al balcón y decía algo. El gentío transmitía sus palabras: "La reunión continúa", "Se examina la cuestión", "De un momento a otro se llegará a un acuerdo".
    De este modo transcurrió una hora, otra y otra. La gente continuaba esperando. Una hora más, dos, tres. Ya oscurecía, la niebla se iba haciendo de nuevo más densa, pero la gente permanecía en pie, temblando de frío con finas cazadoras de poco abrigo, cosidas en su mayoría de viejos capotes de soldado. Había venido para vencer o morir, y estaba dispuesta a aguardar, en tanto le quedaran fuerzas, hasta que la lanzaran al combate.
    En la Jefatura de Policía continuaban reunidos. Al fin apareció en el balcón el orador de turno.
    - ¡Camaradas! -gritó-. Hemos acordado entrar en negociaciones con el Gobierno. ¡Marchaos a casa! ¡Si hacéis falta os llamaremos!
    Por la muchedumbre rodó un murmullo de perplejidad y de ira: "¿Cómo? ¿Qué conversaciones puede haber con Ebert y Scheidemann?"
    - Tenemos noticias de que el Gobierno está dispuesto a hacer concesiones de buen grado y acepta las negociaciones -gritó el orador-. ¡Como nosotros, está interesado en que lo haya derramamiento de sangre!
    Pero el orador se equivocaba por entero. Mientras 500.000 proletarios berlineses permanecían en la calle y en la Jefatura de Policía estaban reunidos sin cesar, en el despacho de Ebert, en el palacio del canciller del Reich, en la Wilhelmstrasse, se habían reunido los líderes del partido socialdemócrata. Allí se encontraba también el socialdemócrata de derecha Gustavo Noske, ex gobernador de Kiel.
    Los que habían visto a Noske decían que era un hombre de tronco corto y pesado y con unas manazas enormes que no correspondían a su estatura. Nunca intervenía el primero, escuchaba largo tiempo a los demás, volviéndose hacia el orador con todo su cuerpo. Luego se levantaba, apoyándose en la mesa con sus puños descomunales y empezaba a decir sin rodeos, con frases cortas y desabridas, lo que Ebert y Scheidemann aderezaban con todo género de equívocos.
    Así ocurrió en esta ocasión. La destitución de Eichhorn fue el primer acto de la provocación tramada por estos señores, a fin de sacar las masas a la calle y a renglón seguido organizar una represión sangrienta. La provocación se había logrado, las masas se echaron a la calle; era llegada la hora de proceder a la represión.
    Unos años después, en su libro de memorias De Kiel a Kapp, Noske contaba: "Alguien me preguntó: "¿No pones manos al asunto?" A esto respondí brevemente: "¡Por qué no! ¡Alguno de nosotros tiene que asumir el papel de perro sanguinario!"
    Noske fue designado comandante en jefe de las tropas encargadas del orden. Sin perder ni un minuto, acompañado de un capitán joven vestido de paisano, se dirigió al edificio del Estado Mayor General, al objeto de examinar la situación con los generales del Kaiser que allí se encontraban y tomar las medidas necesarias. Pasada la Wilhelmstrasse tropezaron en la Unter den Linden con una patrulla obrera; pero les bastó con urdir una patraña inverosímil para que les dejaran pasar.
    En una habitación del edificio del Estado Mayor estaban reunidos muchos oficiales y varios generales. Tenían preparada la orden nombrando al general Hoffmann jefe de las fuerzas punitivas. La aparición de Noske y su declaración de que a él se le había encomendado el mando supremo de las fuerzas punitivas fueron acogidas con ruidosas muestras de aprobación: los oficiales y generales del Kaiser habían aprendido algo en los últimos meses y se daban perfecta cuenta de que, en aquellas condiciones, Noske era mucho más útil que Hoffmann.
    En aquella reunión se acordó trasladar el Estado Mayor de Berlín a Dalem, y concentrar en la región de Potsdam las fuerzas de choque para reprimir al Berlín revolucionario.
    Regresamos tarde a casa. Erna había preparado una sopa de nabos.
    Después de comer, me senté en una silla junto a la estufa.
    - ¿En qué piensas? -me preguntó Kart.
    -En nada...
    Sentía escalofríos; por mi imaginación pasaban ideas incoherentes. En un estado semiinconsciente vi un gran barco, brillantemente iluminado, que navegaba raudo en la noche por un anchuroso río. Luego me di cuenta que no era un buque, sino el Smolny resplandeciente de luces, tal y como apareciera en las grandes jornadas de Octubre.
    Sonó el timbre. Vino uno de los camaradas con los que habíamos celebrado el Año Nuevo. Me dijo que no fuera a ningún sitio. Todos los ciudadanos soviéticos que se encontraban en Berlín debían permanecer en casa; los scheidemannistas podían organizar cualquier provocación si caía en sus manos alguien de los rusos.
    El camarada propuso a Kurt que fuera con él. Kurt se vistió y tomó el fusil que le había dado por la mañana un joven obrero. Una fuerza incontenible me impulsaba a abrazarle y besarle. Permanecí de pie, acariciando la manga de su capote hasta que se marchó.
    Entonces empezaron para mí tormentosos y duros días de espera. Kurt no regresó aquel día, ni al siguiente, ni al otro. No había periódicos y la gente que iba a la ciudad traía los rumores más fantásticos y contradictorios.
    El jueves recibimos una breve nota de Kurt, Decía que se encontraba en la redacción del periódico Vorwärts ocupada por los obreros revolucionarios. El camarada que trajo la nota dijo que Liebknecht hablaba de la mañana a la noche en diversos lugares de la ciudad. Rosa también. Los obreros habían conseguido apoderarse de varios establecimientos oficiales y estaciones. En distintos confines de la ciudad se producían choques con los partidarios del Gobierno.
    La noche del viernes al sábado llegó a nuestros oídos un fuerte tiroteo. Hasta entonces en la ciudad había fuego de fusilería, pero ahora se oían las ametralladoras y artillería.
    El sábado llamó a nuestra puerta el inválido del tercer piso. Dijo que por la parte de Potsdam habían entrado en la ciudad tropas gubernamentales, a la cabeza de las cuales iba Noske. Habían asaltado el local del periódico Vorwärts.
    Todo el día estuvimos esperando a Kurt; durante la noche del sábado al domingo no pegamos un ojo. Pero Kurt no vino.
    Las tropas del Gobierno continuaron limpiando de insurgentes la ciudad. El lunes, los obreros fueron desalojados de sus últimos reductos fortificados. Después de un intervalo de una semana, salieron los periódicos burgueses y Vorwärts. En las primeras páginas se destacaba en gruesos titulares: "¡La tranquilidad es completa en Berlín!"
    "¡La tranquilidad es completa en Berlín"! -escribía por aquellos días Rosa Luxemburgo- "¡La tranquilidad es completa en Berlín!" -afirma la prensa burguesa triunfante, corroboran Ebert y Noske, repiten los oficiales del "ejército victorioso", a los que la muchedumbre burguesa saluda en las calles de Berlín… "Spartak" es el enemigo y Berlín, el lugar donde nuestros oficiales pueden vencer. Noske es el general que sabe obtener victorias donde fuera incapaz de lograrlas el general Ludendorff".
    Y dirigiendo a los enemigos del proletariado las últimas palabras que había de escribir en su vida, "Rosa Roja" exclamaba con odio:
    "¡La tranquilidad es completa en Berlín!" Sois unos lacayos obtusos. Vuestra tranquilidad se asienta sobre arena movediza. La Revolución se alzará de nuevo mañana y a los sones de trompetas que os harán temblar anunciará: "¡Fui, soy y seré!"

    Tristis

    Pasaron el sábado y el domingo. Erna y yo permanecimos todo ese tiempo tratando de vencer la emoción, atendiendo a cada ruido en la escalera. Pero Kurt no venía.
    El domingo decidimos ir al lugar de donde había llegado la última noticia de él, a la redacción de Vorwärts.
    Las calles eran un hormiguero de gente endomingada. Señoras y señores atildados se paseaban, contemplando alegremente las huellas del reciente combate; daban cariñosos golpecitos en la coraza de acero de los blindados que habían entrado en Berlín, encabezando el desfile de las tropas de Noske; se deleitaban en la lectura de las consignas que se veían por todas partes: "¡Muera Liebknecht!" "¡Muera Rosa Luxemburgo!"
    La soldadesca saciada, ebria de sangre, era el héroe de la jornada. Los oficiales, atusándose los bigotes a lo Kaiser, acogían benevolentes las sonrisas de las damas. Los soldados rebuscaban por sótanos y buhardillas a los obreros escondidos. Cuando la caza daba resultado, arrojaban al hombre golpeado y sangriento a la muchedumbre, y las engalanadas damas lo pisoteaban con los altos tacones de sus botinas de moda, sujetas con cordones hasta las rodillas.
    Helada de espanto me agarré al brazo de Erna. Aquello me recordaba la represión contra los hombres de la Comuna de París, que conocía por mis lecturas. Estos señores no habían leído ni a Arnould ni a Lissagaray, pero actuaban exactamente del mismo modo que los versalleses. Evidentemente, para ser verdugo burgués bastaba ser simplemente burgués.
    Por fin, conseguimos dominarnos y entrar junto con aquella enfurecida muchedumbre en la redacción del Vorwärts. Allí olía a sangre y a humo de pólvora. A la entrada se veían los restos de la barricada que los obreros habían levantado con resinas de periódicos y. rollos de papel. Los rollos formaban la base de la barricada, las resmas estaban reforzadas con alambre y colocadas de manera escaqueada, a fin de dejar orificios para las troneras.
    Seguimos adelante, esperando y temiendo al mismo tiempo ver alguna cosa que denotara la suerte que había corrido Kurt. Por todas partes se veían salpicaduras de sangre, en las paredes había fragmentos de sesos humanos. Los que habían perecido allí no habían muerto en combate, sino rematados a culatazos por los feroces mercenarios.
    Cinco días, cinco terribles días, estuvimos buscando a Kurt por hospitales, clínicas y depósitos de cadáveres. Todo estaba atestado de heridos y muertos. Los heridos se encontraban tirados en los pasillos, unos delirando y otros muriendo. Unos cadáveres estaban apilados, otros en informe montón. Aun después de muertos, los rostros conservaban la intensa y desesperada decisión que tuvieran en el momento del último combate.
    El miércoles 15 de enero en Die Rote Fahne apareció un artículo de Liebknecht titulado "¡A pesar de todo!" Con inmensa emoción leímos sus ardientes palabras:
    "... Nuestro barco mantiene decididamente y con orgullo su rumbo hacia la meta final, hacia la victoria.
    Vivamos o no nosotros cuando esta victoria se logre, nuestro programa vivirá. ¡Abarcará a todo el mundo de la humanidad liberada, pase lo que pase!
    Las masas proletarias ahora dormidas serán despertadas por el imponente estruendo del derrumbamiento que se aproxima, cual si sonaran las trompetas anunciando el juicio final. Entonces resucitarán los luchadores asesinados y exigirán cuentas a los asesinos malditos. Hoy se oye solamente el ruido subterráneo del volcán, pero mañana vomitará su fuego y en los torrentes de su lava ardiente enterrará a todos esos asesinos".
    La tarde de aquel mismo día le mataron. A él y a Rosa...
    Todos sabían que iban a la caza de ellos. La burguesía aullaba exigiendo que se diera con su paradero, que se les apresara y se les hiciera pedazos. Scheidemann prometió 100.000 marcos a quien los presentara vivos o muertos. Dos días antes del asesinato, Vorwärts publicó unos versos que terminaban con un llamamiento abierto al asesinato de Carlos y Rosa: "¡Los muertos están tendidos en fila por centenares; pero Carlos no figura entre ellos! ¡No están Rosa y compañía!"
    Nadie creyó lo que decía un comunicado gubernamental publicado el jueves, en el que se afirmaba que Liebknecht había resultado muerto por intento de fuga, y que a Rosa la había despedazado una muchedumbre casualmente congregada. Investigaciones posteriores evidenciaron que el comunicado oficial fue del principio al fin una mentira consciente y premeditada.
    Carlos y Rosa fueron capturados el miércoles, a las 9 y media de la noche, por los matones del regimiento socialdemócrata del Reichstag. Condujeron a los arrestados al hotel "Eden", situado en la parte oeste de Berlín, y los entregaron al estado mayor de la división de caballería de fusileros de la guardia, al frente de la cual se encontraba el capitán Pabst, mano derecha de Noske.
    A Carlos y Rosa los tuvieron en el "Eden" muy poco tiempo; luego les comunicaron que les trasladaban a la cárcel de Moabit. Primero llevaron a Liebknecht. Le acompañaron el capitán Pflugk-Hartnung y el ober-teniente Vogel, futuro hitleriano.
    Cuando conducían a Liebknecht al automóvil, tal y como había sido previamente ordenado por Pabst, se acercó a él un tal Runge y le asestó varios culatazos en la cabeza. Chorreando sangre, metieron a Liebknecht en el automóvil que se dirigía a Tiergarten. En medio del parque, el automóvil se detuvo simulando una avería. A Liebknecht se le ordenó salir y marchar adelante. Apenas anduvo unos pasos, el teniente Liepmann y el mencionado Pflugk-Hartnung le dispararon a bocajarro por la espalda, causándole la muerte. Llevaron el cuerpo de Liebknecht a un puesto de socorro urgente situado no lejos de allí y lo entregaron como el cadáver de un "desconocido".
    Desde la salida de Liebknecht con sus asesinos del hotel "E den" hasta la entrega del cadáver en el puesto de socorro transcurrieron solamente diez minutos. A las 23 y 20 minutos se informó a Pabst que el asunto había concluido. A los veinte minutos Pabst entregó Rosa Luxemburgo a Vogel.
    Cuando Rosa, a la que conducían agarrada de los brazos el director del hotel y Vogel, bajaba por la escalera, corrió a su encuentro el mencionado Runge y con la misma culata le golpeó la cabeza.
    Rosa perdió el conocimiento. La llevaron a rastras y la arrojaron al automóvil. Tan pronto el coche se puso en marcha Vogel y el teniente Krul dispararon sobre Rosa. Krul quitó a la muerta el reloj de pulsera y se lo metió en el bolsillo. El automóvil se detuvo junto al canal situado entre el puente Cornelius y el de Lichtenstein. Sacaron el cadáver de Rosa a la calzada, lo ataron con un alambre, le colocaron un peso y lo arrojaron al canal.
    Fue descubierto tan sólo varios meses después.
    La noche del jueves, ya muy tarde, al salir del depósito de cadáveres de la ciudad, oímos unos pasos sordos que resonaban en la calle desierta. Cuando llegó a nuestra altura reconocí a un amigo íntimo de Rosa, Leo Joguiches. Hablé con él. Preguntó con tristeza si no habíamos visto en el depósito el cadáver de Rosa. No, allí no estaba.
    Dos meses después Leo Joguiches fue capturado por los perros de la jauría de Noske y asesinado en la cárcel.
    Sólo el viernes por la mañana identificamos a Kurt entre unos cadáveres en el depósito de un hospital en Pankov. Tenía la cabeza destrozada, los ojos saltados de las órbitas, la cara era un cuajaron sanguinolento. Se le podía reconocer solamente por las manos y la ropa.
    Al otro día dimos sepultura a Kurt, A la mañana siguiente vino a por mí un camarada. Dijo que había una ocasión y que podía ir a Moscú con dos colaboradores de la Comisión Soviética encargada de asuntos de los prisioneros. Se habían retenido en Berlín después de la expulsión de nuestra embajada, en vísperas de la Revolución de noviembre, y ahora regresaban a la Rusia Soviética.
    Como mareada, me despedí de Erna, así mismo subí al tren y transcurrió para mí todo el camino; como mareada oí que en las elecciones a la Asamblea Constituyente de Alemania los socialdemócratas de derecha habían obtenido la mayoría. Mi boca tenía un sabor a herrumbre, en todas partes me parecía que había un olor denso a cadáveres y a fenal.
    Una fría noche de enero nuestro tren llegó al andén de la estación de Moscú. Hacía tan sólo dos meses y medio que había partido de allí y me parecía que había transcurrido una vida entera.
    Mis acompañantes se despidieron de mí y marché sola por las calles nevadas de Moscú. Era difícil andar, estaba resbaladizo. A causa de la inanición, me daban mareos.
    Cerca del Soviet de Moscú había un coche cerrado. La puerta del edificio se abrió y apareció un hombre con cazadora de cuero. Era Yákov Mijáilovich Sverdlov. Ya se había subido al automóvil cuando me acerqué a él. La emoción me agarrotaba la garganta y no podía pronunciar ni palabra. Me miró y al reconocerme dijo algo en alta voz; luego me metió en el coche, me llevó al Kremlin y me condujo a la comandancia. Allí ordenó que inmediatamente calentaran el baño, que arrojaran todos mis efectos al fuego y me dieran ropa de soldado rojo. Dijo que luego le llamaran y vendría a recogerme para llevarme a casa.
    Una hora después estaba sentada en la comandancia con las mangas de la guerrera recogidas por ser demasiado largas. Bebía té caliente en una jarra de hojalata. La comandancia estaba instalada en una habitación espaciosa y mal alumbrada. En los bancos colocados a lo largo de las paredes había sentados unos jóvenes soldados rojos que hablaban a media voz, evidentemente de algo relacionado conmigo. Oí palabras sueltas: "de Berlín", "los mencheviques han vencido allí...", "el pueblo las pasará muy mal..."
    Descansé. Me sentía bastante bien y a fin de no restar tiempo a Sverdlov me fui a pie hasta mi casa.
    Atardecía. El cielo tenía tonalidades verdes y argentadas.
    Detrás de los dentados tejados de Kitaigorod apuntaba el disco anaranjado de la luna. Entre las columnas de la Casa de los Sindicatos pendían, enmarcados en rojo y con crespones de luto, los retratos de Carlos Liebknecht y Rosa Luxemburgo, al pie de los cuales estaba escrito con grandes letras: "¡El mejor desquite por la muerte de Liebknecht y Luxemburgo es la victoria del comunismo!"
    En el retrato, Carlos estaba mucho más joven que en los últimos meses de su vida. Rosa aparecía tal y como yo la vi al despedirme de ella en Berlín; era igualmente tierna y penetrante la mirada de sus hermosos ojos oscuros.
    "El hombre debe vivir como una vela que arde por ambos extremos" -gustaba decir Rosa.
    Así vivieron los dos: Rosa y Carlos. ¡Que su memoria perdure eternamente!
    Quizás ta